Follow us

21 tips para creativos sin ideas

No todos los días son “buenos”, profesionalmente hablando. Existen esos días en los que intentas comunicarte con tu cerebro pero parece que éste pasa del tema. Aunque iempre puedes delegar tu trabajo de diseño gráfico en una agencia o un freelance verdaderamente profesional.

Puede ser que no hayas descansado lo suficiente y te encuentres algo “espeso”. O quizá sea porque tienes una elevada carga de trabajo, tienes problemas en tu vida personal o simplemente hay algo que te preocupa y no deja fluir tus pensamientos.

Si alguna vez te ha dado la sensación de que no estas generando la misma cantidad de ideas o que éstas son de menor calidad de lo que esperabas, no te preocupes, a todos nos ha sucedido más de una vez, es normal.

Por eso, vamos a hablarte de una serie de consejos que pueden ayudarte a la hora de “oxigenar” tu cerebro y que éste vuelva a ofrecerte esa agilidad que le caracteriza.

1. Escribe, dibuja y boceta

No importa qué tipo de trabajo estés realizando. Apuntar tus ideas te permitirá aclararlas y ponerla en orden, incluso de una forma más creativa al estar expresado de una forma más visual. Escribe todo lo que se te ocurra, poco a poco todo irá tomando forma.

Es ideal contar con una pequeña libreta y un bolígrafo que llevar siempre encima para aprovechar los momentos “muertos” o los momentos de inspiración “divina”.

2. Haz ejercicio

Nuestro cerebro consume hasta un 20% del oxígeno que respiramos. Esta científicamente comprobado que la práctica de ejercicio físico hace bombear la sangre hasta nuestro cerebro de forma más intensa, llevando consigo una mayor cantidad de oxigeno a las neuronas, lo cual ayuda a la creación de nuevas células del sistema nervioso central y de neuronas.

Esto ayudará a que tu mente se relaje y a la vez consiga “despejarse”, eliminando los bloqueos mentales.

3. Comete errores y aprende de ellos

Unas veces se gana y otras… se aprende. Cometer errores es una de las mejores formas de darnos cuenta de por que no estamos haciendo bien las cosas. Cuando cometas un error, intenta analizarlo y aprender de ello para que en el futuro dicho error se convierta en un acierto. En el proceso de análisis puede “encenderse la bombilla”, y gracias a ello generar ideas que nos ayuden a realizar las acciones de forma correcta.

4. La práctica hace maestros

Es la clave para especializarnos en algo. Da igual si no sabemos mucho del tema en cuestión. Es más, practicar actos que no dominamos o en los cuales no tenemos experiencia, pondrá a nuestro cerebro en movimiento y nos ayudará a estimular nuestra creatividad.

Por otra parte, cuanto más sepamos de un tema en cuestión, mayores conocimientos poseeremos y por ello tendremos mayor facilidad de considerar alternativas o pensar en otras opciones.

5. No menosprecies tu trabajo, valórate

A veces, somos demasiado duros con nosotros mismos. Puntualmente puede ser interesante pedir opiniones a nuestros amigos y conocidos para que nos den su opinión, y así poder ser más objetivos con nuestro trabajo, y así producir nuevas ideas o pensamientos.

6. Rodéate de un ambiente agradable

Esta claro que tener un ambiente de trabajo limpio y ordenado evitará las distracciones y nos ayudará a trabajar mejor. Pero esto no parece ser suficiente. Cada persona es de una manera y por ello cada uno de nosotros contamos con diferentes elementos que nos ayudan a facilitar dicho ambiente.

Música: La música o algún sonido ambiental pueden ayudarnos a que nos sintamos mas relajados (o motivados).

Luminosidad: La luminosidad es muy importante para adecuar el ambiente de trabajo a nuestras necesidades. A veces es placentero trabajar con la luz del sol, otras quizás sea más conveniente el uso de una luz tenue, como la de un flexo. Elige como trabajas mejor en cada momento.

-Compañía: La mayoría de las personas coinciden en que se concentran más (o por lo menos mejor) cuando están solos. Pero esto no es siempre así. A veces, si compartes compañía con una persona de confianza mientras trabajas, puede darte confianza y ayudarte en el desarrollo de tu labor.

7. Ten siempre a mano papel y lápiz a mano, o tu smarthphone

Antiguamente hablábamos del papel y el lápiz. Hoy en día, es más común utilizar nuestro smartphone. Las ideas pueden surgirnos en cualquier momento, de forma espontánea, como por arte de magia. Por ello es conveniente tener cerca algo para apuntar tus ideas, sea cual sea su formato.

No descartes las ideas más “locas”. Nunca sabes, a priori, cuando una idea puede ser productiva.

8. Tiempo para ti, relájate

Tan importante es tener organizado y planificado nuestro tiempo de trabajo, como nuestro tiempo de descanso. Un nivel de vida estresante, excesiva carga de trabajo y/o demasiadas preocupaciones van a perjudicar tu potencial creativo. Tómate un rato al día exclusivo para ti. Descansa o medita en busca de nuevas ideas. 

9. Meditación, deja la mente en blanco

La meditación estimula una parte del cerebro, el córtex frontal, que se asocia a las emociones más agradables, y ayuda reducir el estrés y a regular la actividad del sistema nervioso. Para obtener beneficios con está practica, basta con llevarse a cabo entre 15 y 30 minutos al día. La constancia de esta técnica nos ayudará a estar presentes en un estado mental de paz en el que es mucho más fácil y sano la producción de ideas.

10. Brainstorming

Una de las técnicas modernas más utilizadas y que mejores resultados produce es la “lluvia de ideas”. Existen estudios que demuestran que la realización de un brainstorming con compañeros ayuda a crear más y mejores ideas que las que los individuos pueden producir de forma independiente.

Es una genial forma para generar un mayor número de ideas, aunque no todas sean de utilidad.

11. Rompe tus rutinas

En determinados momentos nos vemos atrapados por rutinas que a pesar de su utilidad, hacen que nuestra forma de trabajar y nuestro pensamiento actúen de forma automatizada y cuadriculada. Por eso, de vez en cuando es necesario romper nuestras rutinas y dejarnos seducir por estímulos o ideas que no tengan nada que ver con nuestro día a día. Sal de tu zona de confort. Nunca sabes donde puede encontrarse ese punto de vista diferente que necesitas dar a la vida.

12. Una siesta hace milagros

Está demostrado que una siesta de entre 45 minutos y 1 hora ayuda a relajarnos, ya que disminuye la presión arterial y su ritmo cardíaco. Además de esto, varios estudios corroboran que la siesta también facilita el aprendizaje (permite afrontar nuevos conocimientos y fijar los ya adquiridos), aumenta la concentración (facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo y deja espacio para nuevos datos) y favorece la creatividad, puesto que estimula la actividad de la zona derecha del cerebro, la cual se asocia con la parte creativa.

13. Busca tendencias o referencias

Una idea puede impulsar otra idea. Hay veces que nuestro estado mental de bloqueo nos impide avanzar. A veces, es aconsejable tomar referencias o buscar tendencias que podamos relacionar con nuestro trabajo, y con las que podamos inspirarnos.

14. Sueña despierto

En ocasiones, la situación actual en la que nos encontramos puede no ser todo lo buena que esperábamos. Esto puede limitar nuestra capacidad de superación y de seguir avanzando con ilusión. Por ello a veces es conveniente abandonar el realismo, y centrarnos en el idealismo. En nuestros sueños y deseos podemos observar otra realidad en la que puedan aparecer conceptos o planteamientos que no hayamos tenido en cuenta en nuestra situación actual y podamos adaptar o implementar en ella.

15. Aprovecha el estado de flow

El estamos de flow es ese momento mental en el que no encontramos inmersos y con un interés total en la actividad que tenemos entre manos, hasta incluso perder la noción del tiempo. En este estado nos encontramos al cien por cien. Suele darse cuando aquello que estamos haciendo nos apasiona.

Debemos ser conscientes de este estado y aprovecharnos de él, puesto que nuestra creatividad tendrá un potencial mucho mayor durante su aparición.

16. Olvídate de los tabúes impuestos

Muchas veces no es que nuestra creatividad esté escondida, sino que se encuentra limitada por condicionantes sociales. Abre tu mente, sal del estado de lo “políticamente correcto” y valora otras opciones.

17. Se positivo, elimina el “no me sale”

Simplemente el mero hecho de dudar de uno mismo y dar por supuesto que no somos capaces de hacer algo es un fatídico error. Este pensamiento genera una corriente de energía negativa que te impide avanzar y que afecta directamente a tu confianza y a tu autoestima.

Si has llegado donde has llegado es por algo, así que elimina las falsas creencias que tienes contigo mismo y demuéstrate de lo que eres capaz.

18. Juega a ser alguien que no eres

Imagina que eres un personaje significativo en la historia, como Isaac Newton, Frida Kahlo o Abraham Lincoln por un día, y pregúntate ¿qué ideas les surgirían ante diversas situaciones?, ¿qué hubieran hecho estas personas en mi lugar? El resultado puede ser sorprendente.

19. Infórmate de la rabiosa actualidad

Ojear los periódicos, pegar un vistazo a la televisión, o sumergirnos en las redes sociales puede ser una fuente de inspiración en algunos casos, ya que podremos mantenernos atentos sobre noticias y curiosidades y seguir los espacios culturales que nos interesan, tanto en nuestro ámbito local como en el resto del mundo.

20. Evita la multitarea

Estudios han demostrado que la multitarea reduce nuestras habilidades cognitivas, puesto que nuestro cerebro solo puede centrarse en una única tarea al mismo tiempo. La multitarea puede llegar a ser beneficiosa en determinadas situaciones, pero puede ser contraproducente en otras, sobre todo si lidias con tareas importantes. Por eso, nuestro consejo es que pongas toda tu atención en una sola tarea para que esta se lleve a cabo de forma óptima.

21. Cambia de actividad y aísla el problema

Si estas atascado en uno de tus quehaceres en el cual ves que lo único que haces es perder el tiempo… ¡STOP! Cambia radicalmente de actividad. Ponte con cualquier otra cosa, sea cual sea, ponte con otra tarea o friega los platos, pero sobretodo, hagas lo que hagas, elimina por completo el problema de tu cabeza con el que estas obsesionado. Para poder afrontar un problema de la manera correcta, a veces es conveniente dejarlos de lado un rato, darte una pausa y tener el tiempo necesario para que las ideas fluyan por tu cabeza de nuevo. O quizás necesites delegar en nosotros el diseño que estas realizando. (Nunca se sabe)

Esperamos que estos consejos puedan ayudarte a acabar con la sequía creativa por la que estás pasando, pero no te confíes, puesto que como dijo el conocido artista Pablo Picasso:

<<La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando>>.

Ningun comentario

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LlámanosEnvía un emailEnvía un WhatsApp

CONTACTO

¿Tienes alguna idea en mente? ¡Cuéntanosla!

Plaza Isabel La Católica, 1, 6ª Oficinas 1-2 18009 GRANADA

Lunes-Jueves: 9 a 14 h y 16 a 19 h

Viernes: 8 a 15 h

NEWSLETTER

Infórmate sobre todas nuestras novedades

Newsletter

CONTACTO

¿Tienes alguna idea en mente? ¡Cuéntanosla!

Plaza Isabel La Católica, 1, 6ª Oficinas 1-2 18009 GRANADA

Lunes-Jueves: 9 a 14 h y 16 a 19 h

Viernes: 8 a 15 h

NEWSLETTER

Infórmate sobre todas nuestras novedades

Newsletter

© 2019 B2 Publicidad. Todos los derechos reservados

Empresa certificada cheque innovación |  Empresa proveedora homologada

Empresa certificada cheque innovación

 Empresa proveedora homologada

© 2019 B2 Publicidad. Todos los derechos reservados